Jessica Kern Nacida por vientre de alquiler
«Saber que has sido comprada y regalada afecta a la forma en que te ves a ti misma»

Jessica Kern, estadounidense de 36 años, nació por vientre de alquiler. Lucha hace años contra la maternidad subrogada comercial al considerar que “a menudo es causa de dolor de por vida para todas las personas involucradas”. Advierte de que las criaturas concebidas por este sistema tienen los mismos problemas que las adoptadas con la diferencia de que los progenitores que optan por las madres de alquiler no son sometidos a pruebas psicológicas que determinen su idoneidad.

El Estado de Nueva York debate la posibilidad de aprobar la subrogación comercial y Kern ha grabado un vídeo en el que argumenta su oposición frontal a esa propuesta, que ya venía desarrollando desde 2013 en su blog ‘Soy un producto de la subrogación’.

En la bitácora relata cómo con 17 años se enteró por casualidad de su origen, al acceder a un historial médico. Eso le hizo pensar que fue “engañada” por su padre biológico y su “madre social” con quienes actualmente no tiene relación. “Imagina los problemas de confianza que esto crea cuando tu familia te miente toda la vida sobre una información que tienes derecho a conocer”, lamenta.

No conocer sus orígenes

Su argumentación contra los vientres de alquiler se centra en los dos problemas que, a su juicio, tienen las personas concebidas por esta vía: no conocer sus orígenes, y ser más susceptibles de recibir malos tratos en la familia.

Sobre la primera cuestión afirma que “los niños y niñas producto de subrogación, al igual que los de una adopción tradicional, se enfrentan a todos los traumas que acompañan a la adopción”. Esto es: “Queremos saber de dónde venimos. Queremos saber quiénes son nuestras madres biológicas. Queremos saber quiénes nos dieron a luz y cómo son. Tenemos curiosidad por la familia y otros hermanos que podamos tener”.

Sin embargo, deplora, les es negado este derecho. A ella, de todos modos, el veto no le frenó y averiguó sus orígenes después de 9 años de indagación. Al encontrar a su madre biológica comprendió muchas cosas: “Vi de dónde había sacado mi sentido del humor, mis rasgos físicos, etc. A pesar de que no había crecido alrededor de estas personas, los genes de ese lado de mi familia son los que dominan en mí. Finalmente, le encontré sentido a mi vida de formas que no pensé que fueran posibles”, recuerda emocionada.

Comprobó, no obstante, que para su madre biológica ella no significaba lo mismo que sus otros hijos e hijas. “Todavía lidio con los otros problemas de la adopción, con lo que me hace diferente a los ojos de mi madre biológica”, lo que le lleva a otra conclusión dolorosa: “Cuando sabes que buena parte de la razón por la que viniste al mundo se debe a un cheque, y que después has sido desechada, regalada y olvidada, eso impacta en la forma en que te ves a ti misma”.

«Cuando se tienen en cuenta los deseos de las parejas, se están dejando de lado los derechos de las criaturas»

Adopción en lugar de subrogación

Hoy en día tampoco tiene relación con su madre biológica y lo achaca a su posición contraria a la subrogación, que opina que habría de suplirse mediante la adopción de criaturas huérfanas, pues cree que cuando se tienen en cuenta los deseos de las parejas que recurre a los vientres de alquiler se están dejando de lado los derechos de las criaturas que nacerán por ese procedimiento.

Aparte del daño emocional que puede causar el saberse producto de una transacción comercial, se refiere a una secuela psicológica denominada ‘efecto Cenicienta’, que dice haber experimentado en propia carne. Ese concepto describe “el riesgo de maltrato a los niños y niñas que son criadas por personas que no están biológicamente relacionadas” con ellas.

Maltrato físico y psicológico

Padeció malos tratos físicos hasta los 13 años. Tras denunciar a su madre adoptiva a los Servicios Sociales, el maltrato pasó a ser verbal, hasta que su terapeuta la apartó de la familia, cuatro años después. “Me gustaría pensar que mi historia es la excepción a la regla y que la mayoría de los nacimientos por concepción de terceros transcurre sin problemas. Lamentablemente no es así”.

La explicación es, a su juicio, que los progenitores que se someten a una subrogación “no están obligados por ley a pasar por pruebas psicológicas como los padres que forman sus familias a través de la adopción” e insta a que se exija ese requisito.

«La gestación subrogada no puede ser la respuesta mágica a la creación de familias»

El haber llegado a un hogar “no seguro” le ha hecho sentir “que no tengo familia inmediata”. Ha roto su relación con su padre biológico y su madre adoptiva porque “cada vez que estoy cerca de ellos afecta negativamente a mi salud mental”, asegura.

Por estas razones, apela a que se consideren las necesidades de las criaturas nacidas por vientre de alquiler y se mantenga la ley anterior que penaliza la subrogación comercial. La gestación por sustitución, concluye, “no puede ser la respuesta mágica a la creación de familias; más bien, a menudo, es una causa de dolor de por vida para todos las personas involucradas”, enfatiza.