Amelia Valcárcel Filósofa
«Conviene aclarar las fronteras entre el feminismo y la teoría queer»

La doctora en filosofía y activista feminista Amelia Valcárcel instó ayer a “aclarar las fronteras entre el feminismo y la teoría queer” puesto que, a su juicio, las tesis de Judith Butler bien pudieran ser un “troyano” que “consumiera al feminismo desde dentro”, lo que estima que no convendría a ninguna de las dos partes.

Valcárcel inauguró las ponencias de la XVI Escuela Feminista Rosario de Acuña de Gijón que organiza el Ayuntamiento. Este año el tema es ‘Política Feminista, Libertades e Identidades’ y las intervenciones se han retransmitido en directo por ‘streaming’.

La filósofa asturiana hizo un recorrido por la historia del feminismo, una teoría política con más de 300 años a sus espaldas, para explicar sus hitos y situar el debate que se está produciendo en estos momentos.

En lo que a identidad y subjetividad se refiere, explicó que el feminismo de la segunda ola, representado por Simone de Beauvoir, rompió con la idea que había imperado hasta entonces de que ser mujer respondía a un esencialismo biologicista, un destino del que no se podía escapar y que justificaba la discriminación.

Con todo, el “No se nace mujer sino que se llega a serlo” de la pensadora francesa era una idea que ya habían expresado antes el filósofo político John Stuart Mill y la antropóloga Margaret Mead de otras maneras y que Valcárcel formuló así: “Ser mujer es estar dentro de mil lazos normativos tenues; es aprender esa normativa y cumplirla”.

“Ser mujer es estar dentro de mil lazos normativos tenues”

“El concepto género fue tapadera del de feminismo”

A partir de ahí surgió en los años 80 el término género, que se empezó a utilizar “con cierta liberalidad”. Ese concepto se convirtió, a juicio de esta filósofa, en una “tapadera” del feminismo, término que gozaba de “poca aceptación”.

Pero con el tiempo se empezó a desvirtuar el propio concepto de género, una categoría que, sin embargo, todavía funciona bien cuando la utilizas desde la antropología”. Por ejemplo, Margaret Mead aseguró que “no hay una llamada esencia femenina” porque, en los grupos tribales que ella estudiaba -cercanos unos de los otros-, “las atribuciones de habilidades a los sexos eran diferentes”.

Más tarde, la teoría queer, siempre según Valcárcel, tomó el concepto “para llevarlo a contextos diferentes”, los contextos del deseo, y decir: “Genero es aquel dispositivo elemental de tu personalidad que va a dirigir tus opciones y gustos sexuales”, lo que no tiene “nada que ver con la antropología”. Dicho de otro modo: “Con el género que creo que tengo, voy a fabricarme el sexo”.

“Todo es un constructo de la voluntad”

Es decir, la teoría queer va más allá del “no se nace mujer sino que se llega a serlo” y asegura que “todo es un constructo de la voluntad”. Por consiguiente, “vamos a admitir la pulsión en la expresión que quiera tomar y esto lo vamos a adoptar como políticamente relevante”, en palabras de la filósofa. En el peor de los casos, esa teoría “se expresa meramente como capricho, o peor, como gente que admite todos los binarismos contra los que dice luchar y te dice que ha nacido en un cuerpo equivocado”.

“Hay gente que quiere que no haya debates y para esquivarlos coge la palabra fobia, y lo que quiere decir es cállate”

Conviene, por tanto, según esta teórica, prestar atención al concepto ‘genero’ y ver “si conviene al feminismo o es una cosa distinta que no casa con él”. Valcárcel admite que el debate es difícil puesto que “hay gente que quiere que no haya debates” y para esquivarlos “coge una venerable palabra médica, fobia, y la pone detrás de lo que quiere evitar”.

De ahí surgen la islamofobia, la transfobia, la putofobia etc., que no significan que “cuando yo veo una mezquita me echo a temblar, sudo frío y no soy capaz de entrar”, ironizó, sino que “si alguna parte del Corán no te gusta, te dicen: cállate que nadie te ha preguntado”.

Así, la palabra ‘fobia’ se ha sacado de su contexto y lo que ahora quiere decir es “cállate”. Recordó que vivimos en una democracia, una de cuyas características es que “se puede hablar de todo o casi todo, con orden y con respeto a las personas” que no a las ideas, ya que éstas “pueden ser perfectamente no respetables”. De hecho, “vivimos en una sociedad abierta porque nos hemos deshecho de una cierta cantidad de ideas poco respetables”, argumentó.

“La teoría queer es una derivada no contemplada ni buscada de la tercera ola feminista”

Los cuatro elementos del feminismo

Volviendo a la teoría queer, considera que es “una derivada no contemplada” ni buscada de la tercera ola feminista. Para aclarar la idea de derivada, especificó que en el feminismo para que lo sea tienen que existir cuatro componentes necesariamente: una teoría que ofrezca una explicación del mundo; una agenda, que “normalmente es de cambio social, no de cambio individual”; una vanguardia, la gente que se va a ocupar de  hacer cumplir la agenda y que tiene debates con la gente de dentro y de fuera; y los precipitados de acción, “las derivadas de las victorias que no estaban contempladas” y que, sin embargo, “pertenecen también al feminismo”.

Para ilustrar esto mostró una imagen de los años veinte con cuatro mujeres en minifalda bailando el charlestón. “¿Que tiene que ver esto con la conquista del voto? –preguntó-. Todo –respondió inmediatamente ella misma- ¿Por qué cambió la moda femenina de una manera tan terrible despues de la Primera Guerra? Para que la moda mostrara un cuerpo femenino libre, con una capacidad de agrado que venía por una parte diferente a donde lo había tenido antes. La feminidad nueva se presentó así. ¿Lucharon las sufragistas por un acortamiento de falda? ¿No, verdad? El acortamiento de falda es un precipitado lateral”, ilustró.

Recapitulando, manifestó que en la primera ola el “precipitado lateral” fueron las primeras leyes del divorcio, “que no las había pedido nadie”; en la segunda, “un cambio profundo en la imagen de la feminidad”, y en la tercera lo fue la teoría queer, si bien aclaró que esta hipótesis es algo que tendrá que demostrar ya que, de momento, simplemente puede formularlo.